Madcargo considera elevado el coste de la operatividad de carga en Barajas

El aeropuerto de Madrid presenta un coste elevado de la operativa de la carga en comparación con otros aeropuertos españoles. Es una de las principales conclusiones  que ha detectado el Foro Madrid Carga Aérea (Madcargo) de las reuniones mantenidas en los últimos meses con “destacadas” empresas import/export que operan desde Madrid.

El objetivo de estos encuentros es conocer de primera mano la valoración que estas empresas, criticas para el desarrollo futuro del transporte aéreo de mercancías en el aeropuerto de Madrid, tienen de los problemas de la actividad y posibles áreas de mejora.

Así, las compañías entienden que la actividad carguera es especialmente sensible a los costes operativos, y se deberían arbitrar políticas incentivadoras en tasas aeroportuarias, en línea con otros aeropuertos, basadas en compromisos de incremento de frecuencias de operaciones, volúmenes de mercancías transportadas, etc.

Experiencia limitada

Otra conclusión es que en Barajas existe una experiencia muy limitada en la operación de aeronaves cargueras. Y esto es así porque ninguna compañía aérea española de transporte de pasajeros y carga, dispone de una flota de aeronaves cargueras lo que ha provocado una baja experiencia en este tipo de operaciones. Es especialmente significativo el caso de Iberia, señala Madcargo.

Es también significativo la falta de canales de comunicación con responsables del aeropuerto. En general, las compañías opinan que los aeropuertos españoles, y Madrid no es una excepción, no disponen de departamentos orientados a la actividad de carga aérea, ya sea como departamentos de marketing destinados a facilitar la ampliación de rutas/ frecuencias por parte de las compañías aéreas que operan en el aeropuerto, a atraer a nuevas compañías, o a resolver problemas en las operaciones aeroportuarias.

Otra opinión generalizada es que aeropuertos como Barajas han mostrado históricamente escasa sensibilidad a una actividad en la que la cadena logística implica la exigencia de un elevado grado de fiabilidad en los plazos.  Por otro lado, existe una percepción negativa entre los exportadores/ importadores de mercancía por transporte aéreo, en el sentido de que el aeropuerto madrileño tiene graves limitaciones en cuanto a las operaciones, y así privilegia al transporte de pasajeros en detrimento de las mercancías.

Grandes desplazamientos

Las compañías que operan en Barajas no pasan tampoco por alto la distancia excesiva en los desplazamientos desde terminales de carga a las aeronaves, sobre todo en lo que respecta a la operación de Iberia en la T4 y los tiempos de carreteo de la mercancía desde la actual terminal de carga.

En cuanto a los tiempos máximos para la entrega de mercancТas (cut-off ) en los terminales de agentes handling se consideran “poco exigentes” al no existir valores estandarizados que igualen la operación de los distintos agentes handling, sobre todo tratándose de un elemento de competitividad de la cadena logística.

Por último, los accesos al aeropuerto y la proximidad a los centros de distribución/producción también se considera un aspecto a mejorar. Si bien Madcargo reconoce que “se han producido avances notables en los últimos años, como la construcción de la vía de servicio que conecta la zona de carga del aeropuerto con el área logística de Coslada”.