Acceso al polígono de Prado Marina en Aranda de Duero

La llegada del tren a Prado Marina ha despertado el interés por rehabilitar la línea Madrid-Aranda.

Las administraciones autonómicas de Madrid y Castilla y León han acordado este miércoles 14 de septiembre solicitar al Ministerio de Fomento y a Adif la revitalización del ferrocarril Madrid-Aranda de Duero.

Desde las administraciones coinciden en la necesidad de poner a punto la infraestructura ferroviaria existente entre ambas ciudades, de titularidad estatal, principalmente para trasladar a esta línea circulaciones de mercancías que permitan aliviar el tráfico que ahora soporta la carretera N-I.

La línea permanece cerrada en su tramo entre Aranda y Madrid desde el año 2011 debido a un derrumbamiento en el denominado Túnel de Robregordo, en el que quedó atrapada una maquinaria de conservación de vía.

Sin embargo, en el tramo en el que si está operativa la línea ferroviaria de mercancías, el que une Aranda y Burgos, se realizan circulaciones diarias en las que se transporta material siderúrgico procedente del puerto de Pasajes con destino a las empresas ubicadas en el Polígono de Prado Marina.

Estas rotaciones acceden por una derivación particular, cuya construcción fue subvencionada por la Junta de Castilla y León con una inversión de 3,5 millones de euros.

Según señalan desde la administración madrileña, el inicio de las circulaciones entre Aranda y Burgos ha reavivado el interés tanto de los municipios de la Ribera, en Burgos, como de los municipios del norte de la Comunidad de Madrid para que se efectúen las obras necesarias en el tramo que se encuentra actualmente cerrado al tráfico.