La filial de Maersk centrada en servicios marítimos offshore y soluciones integradas para el sector energético, llamada Maersk Supply Service, va a empezar a utilizar el sistema contenerizado de almacenamiento energético y baterías híbridas HY Module de Wärtsilä.

Esto le permitirá reducir la intensidad de carbono de su flota en un 50% antes de que termine esta década. El primero en realizar la conversión será el remolcador Maersk Minder durante los primeros meses de 2022.

El sistema promete reducir el consumo de combustible, y por tanto, las emisiones de carbono, en un 15%. Además, se reducirán las necesidades de mantenimiento, aumentando al mismo tiempo la operatividad.

El HY Module incluye un motor híbrido, un sistema de almacenamiento energético, EES, y un transformador. El control y monitorización del sistema híbrido corre a cargo del propio EES.

La combinación de estos elementos permite evitar picos energéticos, gestionar las reservas y mejorar la eficiencia significativamente, utilizando las baterías para absorber gran cantidad de fluctuaciones.

Por eso, desarrollos como este contribuyen a impulsar la descarbonización y el uso de soluciones eléctricas, energías renovables y propulsiones que favorezcan una mayor flexibilidad y eficiencia.