Maersk y Norsepower colaboran para buscar un nuevo sistema de propulsión eólica para los cargueros

El sistema tiene el objetivo de reducir el impacto contaminante de los cargueros, a través de una disminución de su consumo medio de combustible.

La compañía finlandesa Norsepower y la naviera Maersk están desarrollando conjuntamente un proyecto para probar un nuevo sistema de propulsión eólica en los buques de carga.

Mediante este acuerdo, en el que también participan el Instituto de Tecnologías de Energía, ETI, y Shell Shipping&Maritime, la empresa finesa instalará dos velas rotativas de 30×5 metros en uno de los buques de la naviera.

En concreto, se trata de una embarcación de 240 metros de eslora y 109.647 toneladas de peso muerto. Las velas rotativas se colocarán en este buque en el primer semestre de 2018, aunque hasta finales de 2019 serán sometidas a varias pruebas y análisis en el mar.

La solución, una versión mejorada del rotor de Flettner, consiste en un par de cilindros giratorios que utilizan el viento para impulsar la nave, de forma que, cuando el viento pasa por el rotor, el aire fluye, acelerando por un lado y desacelerando por el opuesto para crear una fuerza de empuje perpendicular al viento.

Reducción de emisiones

Con esta actuación se pretende evaluar el ahorro de combustible de la solución, así como la reducción de emisiones en el transporte marítimo que podría generar. Actualmente, los buques de carga emiten cerca de 1.000 millones de toneladas de CO2 anuales, lo que los convierte en uno de los modos de transporte más contaminante de todo el planeta.

El sistema tiene el objetivo de reducir entre el 7% y el 10% del consumo medio de combustible en los buques tanqueros.