El año 2020 ha sido muy positivo para A.P. Moller – Maersk, pues a pesar de la reducción de los volúmenes registrada durante gran parte del ejercicio, los beneficios han aumentado.

En el último trimestre, la división de Logística y la de Terminales han logrado cifras récord, mientras que la de Transporte Marítimo ha destacado por un fuerte incremento de los volúmenes.

A lo largo de 2020, el Ebitda del grupo ha crecido un 44% hasta los 8.226 millones de dólares, situándose los ingresos en 39.740 millones, frente a los 38.890 del año anterior. Aunque el aumento de la demanda en la segunda mitad del año generó cuellos de botella, debido principalmente a la escasez de buques y contenedores, también supuso un incremento de las tasas.

En este sentido, la división de Transporte Marítimo ha sido muy hábil para reducir sus costes en hasta un 5,8% y gestionar su capacidad, además de responder a tiempo a las demandas de sus clientes e incluso lanzar nuevos servicios digitales.

Esta división ha transportado más de 12 millones de FEUs, que implican un 5% menos, con una proporción de un 45% de contratos a largo plazo y un 55% a corto plazo. Los ingresos generados a lo largo de 2020 han llegado a los 29.175 millones, superando los 28.782 de 2019.

Por su parte, el Ebitda se ha situado en los 6.545 millones, frente a los 4.436 del año anterior , lo que representa un ascenso de más del 47%, mientras los gastos de capital o Capex han alcanzado los 653 millones, muy por debajo de los 1.172 de 2019.

Logística y Terminales

En cuanto a la división logística, los ingresos han llegado a casi 7.000 millones, lo que supone prácticamente un 10% más que el año anterior, y el Ebitda ha crecido un 110% hasta los 454 millones, situándose los gastos de capital en 109 millones.

También conviene destacar la división de Terminales y Servicios de Remolque, con unos ingresos de 3.807 millones, que representan un descenso del 3,57%. El Ebitda, con 1.205 millones, supera en un 7,78% al de 2019, y los gastos de capital se han reducido hasta los 457 millones.

El consejero delegado del grupo, Søren Skou, se ha mostrado satisfecho con los resultados anuales, que les permitirán seguir invirtiendo esfuerzos en su transformación y rentabilidad, a pesar de la volatilidad del mercado.

De cara a 2021, A.P. Moller – Maersk confía en aumentar sus beneficios, si bien el primer trimestre será más fuerte que el último, al normalizarse la situación tras la crisis sanitaria. El Ebitda podría situarse, según sus cálculos, entre los 8.500 y los 10.500 millones de dólares.

Respecto al área de Transporte Marítimo, seguirá creciendo en línea con el aumento de la demanda de contenedores, que se incrementará entre un 3% y un 5% en 2021.