maersk-koole-terminals-rotterdam

Con la producción en el enclave neerlandés, Maersk también podrá ampliar sus servicios de bunkering en Europa.

El cambio en la regulación de la composición del combustible que se utiliza en el transporte marítimo que llega el próximo mes de enero hace que las navieras busquen alternativas que les permitan contar con un suministro adecuado sin que perjudique de manera drástica las cuentas.

Maersk Oil Trading y Koole Terminals tienen previsto empezar a producir combustible que cumpla con los límites de azufre que entrarán en vigor en enero del año que viene en Rotterdam.

La producción de este nuevo producto se llevará a cabo en las instalaciones petroquímicas que la neerlandesa tiene en Botlek, situadas en pleno corazón del enclave portuario y permitirá a la danesa ampliar sus servicios de bunkering en Europa, al tiempo que podría cubrir entre el cinco y el 10% de las necesidades anuales del grupo.

De igual modo, la capacidad de producción de estas instalaciones en los Países Bajos, le permitirán a Maersk reducir la dependencia del suministro de combustibles fuera de las zonas ECA, al tiempo que le permiten contar con un suministro estable y coordinado, precisamente cuando se acercan momentos de gran volatilidad en el suministro mundial de combustibles para el transporte marítimo, ante la nueva regulación de la OMI.