Maersk está reforzando sus servicios intermodales con el Reino Unido, para hacer frente a los efectos del ‘Brexit’ y de la crisis sanitaria en los servicios que enalzan con el archipiélago británico.

En este sentido, el grupo danés y el operador británico GB Railfreight operarán de manera conjunta un servicio ferroviario diario desde Felixstowe, uno de los principales puertos del país para tráficos de contenedores y que ha vivido situaciones de alta ocupación, a causa de la convergencia en los últimos meses de los efectos de la pandemia con la salida definitiva de Gran Bretaña de la Unión Europea.

Como consecuencia, Maersk estima que mejorar sus servicios ferroviarios desde Felixstowe es un factor clave para aumentar la flexibilidad de las cadenas de suministros entre Europa y el Reino Unido.

Este nuevo servicio incorporará nuevos vagones de la empresa alemana VTG Aktiengesellschaft, con los que pretende maximizar el número de contenedores de 20 y 40 pies que se pueden transportar.

De igual modo, la naviera danesa también sigue dando pasos para reforzar sus servicios intermodales, como parte de sus esfuerzos para convertirse en un integrador global capaz de gestionar las cadenas de suministro más alargadas y complejas aprovechando el papel que juega en el transporte marítimo internacional.