terminal-con-contenedores-de-maersk

El objetivo es garantizar la visibilidad de la carga contenerizada, en línea con la estrategia del operador.

Las tres líneas de contenedores más grandes del mundo ya son accionistas de la francesa Traxens, dedicada al desarrollo de contenedores inteligentes. Tras la incorporación de Maersk al accionariado, tanto la danesa como CMA-CGM y MSC contarán con el mismo porcentaje del accionariado.

Además, todas ellas han encargado alrededor de 50.000 unidades, lo cual permitirá al fabricante acelerar su desarrollo internacional y mejorar sus soluciones para la cadena de suministro de un mercado global.

El objetivo es garantizar la visibilidad de la carga contenerizada, en línea con la estrategia del operador, que aspira a ofrecer soluciones digitales completas a sus clientes. Gracias a este sistema de alertas en tiempo casi real, es posible realizar un riguroso seguimiento de las mercancías y estar mejor informados en cada etapa del proceso de envío, lo que supone un gran avance en la gestión de la cadena de suministro.

Con una potente combinación de avances telemáticos y sistemas de procesado de datos, Traxens también ayudará a controlar los costes y solucionar los retrasos y otros problemas de este tipo que pueden darse en el proceso logístico, donde el intercambio de información ha sido durante mucho tiempo largo y costoso.