Tradicionalmente, el transporte de mercancías por carretera ha sido un sector copado por hombres y que, poco a poco, se abre a la presencia de mujeres y jóvenes, debido especialmente a la escasez de conductores.

En concreto, según la Unión Europea, las mujeres representan solo un 14% del empleo en el transporte terrestre.

Para dar un vuelco a esta situación y potenciar la presencia femenina en el sector, MAN ha desarrollado un proyecto uya primera medida de calado es promover la formación de la mujer como conductora profesional a través de becas.

En concreto, la marca ha articulado una ayuda económica destinada a mujeres que quieran sacarse el permiso de conducción para camiones, ya sea el C para rígidos o el E para articulados, y el Certificado de Aptitud Profesional para el transporte.

En concreto, estas becas cubrirán hasta el 70% de los costes derivados y se podrá acceder a ellas a través de la web de la marca alemana.

Así mismo, su otorgamiento dependerá del mérito y rendimiento de cada estudiante, de modo que están supeditadas a aprobar los exámenes en la primera convocatoria.

No obstante, MAN no quiere limitarse a sufragar parte del gasto, sino que también acompaña a las potenciales transportistas con seguimientos semanales para preparar tanto la teoría como la práctica.

Además, con el proyecto también se quiere ayudar a las mujeres a ser mejores conductoras, con formación específica en conducción eficiente, destinada a desarrollar las habilidades necesarias para sacar el mayor rendimiento de un MAN TGX de última generación en operativa real, optimizando el gasto en combustible y consecuentemente el ahorro de emisiones, sin olvidar la propia seguridad vial.

Finalmente, con esta iniciativa, el fabricante germano quiere trascender de la simple celebración cada 8 de marzo del Día Internacional de la Mujer, liberando de prejuicios esta profesión tradicionalmente vinculada al hombre, y haciendo más accesible ese primer paso para entrar de lleno en este mundo y hacer carrera de manera decidida en él.