Mientras los autobuses eléctricos empiezan a ser cada vez más habituales, los camiones alimentados con baterías para el transporte de reparto y de larga distancia no se han implantado con la misma rapidez, lo que se debe a la falta de programas de financiación e incentivos económicos.

Con todo, MAN espera que las empresas de transporte aumenten la demanda de camiones eléctricos libres de emisiones en un futuro próximo, para cumplir con las exigencias en materia medioambiental y aprovechar la rentabilidad que ofrecen.

Este mismo mes de junio, el fabricante ha inaugurado en Múnich su nuevo eMobility Center, dando el pistoletazo de salida a la producción en serie de camiones eléctricos, para cumplir con las exigencias de la UE, que para el año 2030, ha fijado en un 30% la reducción de emisiones de CO2 necesaria en los camiones de más de 16 toneladas.

Producción a gran escala

Aunque el autobús urbano Lion’s City E y la furgoneta eTGE ya tienen una fuerte presencia en el mercado, del primer camión eléctrico, el eTGM, únicamente se han entregado unas pocas unidades a clientes de toda Europa.

No obstante, con este nuevo centro, el fabricante sienta las bases para la producción de camiones eléctricos a gran escala industrial, con el fin de satisfacer la demanda de vehículos de cero emisiones en todos los segmentos.

Lo que diferencia al camión eléctrico del camión de propulsión convencional son las nuevas piezas y componentes, como la batería y el motor eléctricos y los componentes y cables de alto voltaje. Como resultado, se requiere una arquitectura del vehículo nueva y diferentes fases de producción.

Todo el proceso de producción, incluida la puesta en marcha del vehículo, se llevará a cabo en Múnich, donde el nuevo edificio cuenta con islas de aprendizaje para la formación de los empleados.

Para finales de 2023, está previsto que todos los trabajadores cualificados del departamento de producción de camiones estén capacitados para la producción en serie de camiones eléctricos.