En su camino hacia los sistemas de propulsión de cero emisiones, MAN Truck & Bus acaba de presentar un prototipo casi de serie de su nuevo camión eléctrico. Además, tiene previsto comenzar con la producción de 200 unidades de la gama pesada a principios de 2024 en la planta de Múnich, casi un año antes de lo previsto.

Además, se aumentará el valor añadido de los vehículos industriales eléctricos con el montaje interno de los packs de baterías. En la primavera de 2021, el fabricante comenzó a ampliar sus conocimientos en este ámbito y desde entonces, ya se han fabricado en la planta de Núremberg los primeros packs para pruebas y ensayos internos.

Por otro lado, para lograr la transición de los clientes a la conducción sin combustibles fósiles, debe realizarse un análisis integral de las necesidades de los clientes mucho antes de la compra de un camión eléctrico.

Una vez tomada la decisión, los servicios de eConsulting se encargarán de la fase operativa, que incluye la optimización de costes, el análisis de rutas, y la optimización de la flota y la infraestructura de carga.

Camiones de hidrógeno

De momento, el fabricante tiene previsto centrarse en los vehículos eléctricos de batería para el transporte pesado, y solamente cuando se disponga de suficiente hidrógeno verde y de la infraestructura correspondiente, mucho después de 2030, empezará a utilizar camiones de hidrógeno para aplicaciones concretas, como industrias siderúrgicas o químicas.

En este sentido, se ha llegado a un acuerdo con el Estado de Baviera para la financiación con 8,5 millones del proyecto ‘Flota Bávara‘, que permitirá a clientes de la zona probar camiones propulsados con pilas de hidrógeno a partir de 2024.

Como parte del proyecto, se está desarrollando un camión de pila de combustible junto con Bosch, Faurecia y ZF, que será el modelo que incorporen a sus operaciones BayWa, DB Schenker, Gress Spedition, Rhenus Logistics y Spedition Dettendorfera durante un año en condiciones reales.

Para el fabricante, la propulsión eléctrica con baterías y la de pila de combustible alimentada por hidrógeno van de la mano tecnológicamente y se complementan, pues el punto de partida es el motor eléctrico, que obtiene su energía de las baterías.

En la actualidad, los vehículos industriales con pilas de combustible tienen más autonomía que los que usan baterías, pero es de prever que los costes energéticos del hidrógeno sigan siendo significativamente mayores.

En este sentido, la ventaja del coste energético de los camiones eléctricos de batería es clave para que se produzca el cambio y poder avanzar hacia los objetivos climáticos del sector del transporte. Además, el Grupo Traton contribuirá a la creación de una red de carga de alto rendimiento en Europa.

 

banner-suscripción-a-cadena-de-suministro-750x110px