El nuevo centro logístico de Mango en la localidad barcelonesa de Llissá de Munt que se está construyendo actualmente y estará operativo a principios del próximo 2016, equipará las soluciones logísticas del proveedor internacional TGW.

El sistema para el nuevo centro de distribución del gigante de la moda español combinará procesos complejos y gestionará 38.000 referencias, con un volumen estimado en el picking de 350.000 líneas diarias que se distribuirán desde Barcelona a las 4.050 tiendas de la compañía.

Las soluciones integradas incluyen un sistema de almacenaje automatizado que permitirá manipular tanto prenda colgada y doblada como cajas en cross-docking.

El centro funcionará con la combinación de un sistema de dispositivos tipo sorter de clasificación automática, el principio de ‘mercancía al trabajador’ y una serie de transelevadores que gestionarán las mercancías en un centro que tendrá más de 500.000 m² cuando esté finalizado.

Así, en un total de 33 pasillos se implantarán transelevadores Magito con Twister, basados en el concepto de ‘Push-Pull’, mientras que en otros 11 pasillos se instalarán 11 Stratus con manipulador de carga, y un total de 14 pasillos serán equipados con tecnología shuttle Stingray en 13 niveles.

A todos estos sistemas se ha de sumar la implantación del sistema global de control de depósito y controlador de flujo de materiales del proveedor, que será aplicado en un centro de distribución con capacidad para un millón de ubicaciones.