Mango sigue evolucionando para transformar radicalmente su actividad comercial, con un enfoque más centrado en el canal on-line y la intermodalidad.

Así pues, veinte años después del lanzamiento de su canal on-line, la compañía textil se ha fijado el objetivo de alcanzar los 1.000 millones de euros de facturación a través del comerciol electónico este 2021 y superar el 24% de su cifra de negocio total que supone actualmente.

Para ello, la empresa ha decidido abrir su canal de venta on-line a terceras marcas y, de esta manera, ampliar su oferta comercial en categorías de producto complementarias.

El primer paso, tras los trabajos de desarrollo que ha realizado para evolucionar sus plataformas, ha sido la firma de un acuerdo con la marca italiana Intimissimi, del Grupo Calzedonia, para comercializar una selección de prendas de las colecciones de la firma de lencería a través de su canal on-line.

La intención de Mango es extender su oferta comercial de la mano de marcas que encajen con su posicionamiento, sin comvertirse en un marketplace al uso.

En esta misma línea, la textil continúa su transformación con la creación de un nuevo parque corporativo en las instalaciones de la compañía en la localidad barcelonesa de Palau-solità i Plegamans, en el que invertirá un total de 42 millones de euros.

La compañía tiene previsto iniciar las obras de este nuevo espacio a finales de 2021, con la vista puesta en que esté plenamente operativo en 2024, con una superficie total de 93.400 m² para un centro de I+D+I que garantice la flexibilidad necesaria para afrontar las cambiantes necesidades futuras de la compañía.