nueva-normativa-sobre-carretillas-elevadoras

Los neumáticos deben ser antiestáticos en las Zonas 1, 2, 21 y 22.

Informe ‘Preparándonos para la EN1755: baterías, asientos y neumáticos para carretillas’, elaborado por Pyrobanque se puede descargar en este enlace (disponible en formato pdf, de cuatro páginas y 1,3 Mb).

A partir de noviembre de 2017, los neumáticos y las ruedas que se utilicen en carretillas elevadoras, transpaletas y carretillas retráctiles, así como en otros equipos de manipulación de materiales protegidos contra explosiones, deberán cumplir con los nuevos requisitos que establecen las modificaciones de la norma EN 1755:2015, que regula su diseño y transformación. 

Así, los neumáticos y las ruedas de las carretillas elevadoras y los equipos elevadores de almacén, según indica la empresa de seguridad Pyroban, deben ser antiestáticos en todas aquellas atmósferas potencialmente explosivas en donde dichas carretillas y equipos circulen a 6 km/h.

Esto aplica a las áreas clasificadas como Zonas 1, 2, 21 o 22, aunque antes únicamente era necesario contar con neumáticos antiestáticos en las áreas 1 y 21. Sin embargo, hay ciertas excepciones, como cuando la superficie proyectada de contacto de las ruedas con el suelo es inferior al valor límite especificado.

En una época en que las empresas están ofreciendo plazos más cortos de fabricación y transformación de equipos que operan en aplicaciones de Zona 2, la especificación de neumáticos y ruedas especiales demorará la entrega, que puede extenderse hasta 10 semanas

Otras aspectos de la normativa

Otra de las modificaciones que se ha introducido en la normativa es la consideración de la electricidad estática como un riesgo de ignición durante el funcionamiento normal en la Zona 2, lo cual influye en los requisitos para los neumáticos y en los de otros elementos, como asientos, apoyabrazos, laterales de cabina y sistemas hidráulicos.

En lo que respecta a los neumáticos conductores, que cumplen con especificaciones más estrictas, son adecuados para ser utilizados según la norma EN 1755 modificada. Mantienen su propiedad antiestática aunque hayan perdido las conductoras, lo que puede acortar la frecuencia con la que se necesite pedir recambios.