La aceleración de algunos tráficos marítimos intercontinentales, fundamentalmente de los que enlazan Asia con América del norte, está acaparando los flujos de contenedores.

Por contra, otros movimientos de mercancías de menor valor, con menores volúmenes y rotaciones, así como con fletes menos lucrativos se encuentran con dificultades para encontrar contenedores vacíos, que se concentran en la ruta que va de China a los Estados Unidos, que es la que más demanda acumula.

La situación es tal que la Comisión Federal Marítima de los Estados Unidos ha abierto este mismo mes una investigación en relación con las prácticas de las navieras sobre retrasos, devolución y disponibilidad de contenedores para las cargas de exportación del país, dada la afectación que sufren los productores agrícolas estadounidenses en los estados del medio oeste.

Los agricultores norteamericanos se quejan de la falta de contenedores, ya que, a su juicio, las principales navieras los hacen rotar exclusivamente en los tráficos con China con el este del país.

Una situación similar se da en otros países como India y Bangladesh. En el mercado hindú se están incrementado los servicios en vacío, mientras que en Bangladesh se recrudecen las movilizaciones de exportadores textiles, que ven afectados sus negocios muy negativamente.

De igual manera, las inspecciones de los productos alimenticios que viajen en contenedores refrigerados en el puerto chino de Xingang también acentúa la escasez de contenedores reefer, mientras que en el Reino Unido se acumulan los contenedores con equipos sanitarios de protección, ante la fuerta demanda existente y que potencia la incertidumbre del ‘Brexit’.