El vicepresidente ejecutivo de la Asociación Española de Fabricantes de Vehículos y Camiones, Mario Armero, ha decidido dejar su cargo tras más de ocho años para darle un nuevo rumbo a su carrera.

Armero, que continuará desempeñando sus funciones hasta finales de 2019 para garantizar una sucesión ordenada, ha conseguido a lo largo de estos situar a Anfac como una de las principales organizaciones empresariales de España, velando siempre por los intereses de la industria de la automoción.

Durante su etapa como vicepresidente, se han incorporado a la Asociación más de 20 empresas y se han aprobado diferentes planes de renovación y de estímulo a la compra de vehículos alternativos, además de ponerse en marcha una hoja de ruta para la descarbonización del transporte.

Desde su nombramiento, a finales de 2011, Anfac ha mejorado notablemente su posicionamiento y visibilidad. Además, su capacidad de interlocución, negociación y comunicación han permitido que, en plena crisis, la industria de la automoción pudiera recuperarse.

Bajo su dirección, se diseñó el Plan Tres Millones, que sirvió para evitar deslocalizaciones en los años más duros y volver a situar a España en el Top 10 de fabricantes a nivel mundial.

En estos ocho años, ha colaborado estrechamente con todas las administraciones españolas y europeas. En su última etapa, el directivo ha trabajado con el Ministerio de Industria con motivo de la entrada en vigor de la normativa WLTP, y con el Gobierno en el futuro Acuerdo Estratégico para la Automoción.

El reto de su sucesor será llevar a la práctica el plan estratégico Automoción 2020-2040, un proyecto que espera que sustente el desarrollo de la industria de la automoción en España.