La Asociación de Navieros Españoles ha celebrado finalmente su Asamblea General por videoconferencia, aplazando hasta el 13 de octubre su tradicional almuerzo con el sector marítimo hasta el día 13 de octubre.

Además de la aprobación de la memoria de actividades, las cuentas y cuotas, entre otros asuntos internos, se ha presentado el anuario estadístico ‘Marina Mercante y transporte marítimo‘, con los datos más relevantes del sector en el último año.

En el acto, en el que han participado la secretaria general de Transportes y Movilidad, Mª José Rallo, el director general de la Marina Mercante, Benito Núñez, y el presidente de Puertos del Estado, Francisco Toledo, se ha señalado la importancia de un sector marítimo fuerte para la recuperación económica de España.

Así lo ha explicado Alejandro Aznar, presidente de Anave, que ha hecho referencia al impacto del Covid-19 en las navieras que operan buques de pasaje, pues han tenido que amarrar buena parte de su flota durante varios meses y operar el resto sin cubrir costes, con un apoyo público muy limitado.

Mayor competitividad 

En este sentido, reclama que se refuerce la competitividad del Registro Especial de Canarias para impulsar la demanda y se centralice su gestión en una Entidad Pública Empresarial, con una gran autonomía de gestión, frente a la actual dispersión de las competencias hasta en seis ministerios diferentes.

También ha insistido en la necesidad de alinear la normativa española a los estándares de los convenios internacionales, porque cada uno de los aspectos en que las normas nacionales son diferentes supone «una rémora» para la competitividad de los buques de bandera española.

Por otro lado, ha recordado la necesidad de retomar ciertos asuntos pendientes, como la posibilidad de embarcar seguridad privada a bordo de los buques para la protección contra la piratería, la revisión de los procedimientos de inspección en frontera, el pliego de condiciones del servicio de suministro de combustible a buques o la Ley de Movilidad Sostenible.

A lo largo de su intervención, Aznar no ha querido dejar pasar la oportunidad de explicar que la flota controlada por armadores españoles ha crecido un 12,6% en 2019 y más de un 32% en los últimos cuatro años. A comienzos de 2020, las empresas españolas controlaban 216 buques mercantes de transporte, con algo más de cinco millones de GT.