Schwartz Hautmont gestiona dos envíos de carga de proyecto con destino a Bélgica y Huelva desde el muelle de Lérida en el puerto de Tarragona.

El primero de ellos es una planta petroquímica construida de forma modular que será transportada a Bélgica por mar una vez finalizada. La planta consta de siete módulos de 1.600 toneladas y mide 100 metros de altura. En las propias instalaciones del puerto de Tarragona se realiza el montaje final de todos los elementos fabricados por los diferentes talleres y colaboradores del proyecto, en total 18 empresas y más de 200 trabajadores.

El segundo proyecto es una refinería que cuenta con torres de vacío y de fraccionamiento para el sector energético. Esta planta cuenta con cinco piezas de gran tamaño con un peso total de 1.500 toneladas. Para su construcción y montaje la empresa ha empleado un total de 150.000 horas. El destino final de estas piezas es una refinería de Huelva.

El puerto de Tarragona tiene una particularidad para este tipo de tráficos como son las explanadas al aire libre que facilitan el embarque directo desde el muelle, así como amplias áreas operacionales y mano de obra especializada gracias a la industria auxiliar de la provincia junto con el clúster petroquímico de la zona y de referencia para el sur de Europa.

Además, tiene áreas operacionales con una disponibilidad de 280.000 m², rampas ro-ro y una buena accesibilidad terrestre y ferroviaria, que garantiza la logística de suministro de estos proyectos.

También cabe destacar el calado de 16 metros de profundidad, ya que permite el atraque de buques especiales preparados para transportar grandes cargas, imposibles de trasladar con barcos de carga contenerizada.