Ya ha finalizado la formación de los operadores para la puesta en marcha próximamente de los cañones nebulizadores de agua en la dársena La Cabezuela-Puerto Real del puerto de Cádiz. El objetivo es minimizar el impacto de la carga y descarga de graneles sólidos.

Se trata de cuatro cañones de nebulización de agua direccionables, de 50 metros de alcance y más de 6.000 m² de área de nebulización.

Estos cañones complementan el efecto de las nuevas pantallas de protección de 14 metros que se encuentran ya operativas desde febrero.

También se está ultimando la instalación de un sistema de alerta por viento, que permitirá avisar mediante señales visuales y mediante el envío automatizado de correos electrónicos al personal responsable y operadores, de la necesidad de conectar los cañones nebulizadores, restringir la operativa, o incluso plantear la parada de la actividad.

Estas medidas forman parte de un proyecto que incluye la pavimentación realizada para evitar la acumulación de material y facilitar la limpieza de los muelles.

Además, con el objetivo de maximizar la ordenación del tráfico de vehículos pesados y controlar de forma más eficiente la limpieza de las zonas de circulación de dichos vehículos, se ha procedido también a mejorar la señalización de los viales de conexión interior del puerto.

CdS suscribete-maritimo-900