La estiba del puerto de Valencia programa un nuevo calendario de paros

Desde CGT-Sevasa critican el informe de ilegalidad solicitado por Anesco sobre la propuestas de los sindicatos para la reforma de la estiba.

Resulta inverosímil que los abogados  de Anesco que estuvieron redactando y consensuando con los letrados de los sindicatos varios textos para adecuar el sistema de la estiba a la sentencia del tribunal europeo, y lo consiguieron varias veces, digan ahora, a petición de sus clientes, que todo lo que propusieron y consensuaron resulte ahora ilegal. Menuda patraña.

El despacho de abogados con el nombre de Garrigues no es ningún despacho modesto, todo lo contrario. El fundador, Joaquín Garrigues, es uno de los padres del Derecho Mercantil y una autoridad en lo que, dentro del Derecho, se conoce como «doctrina».

Sus estudios, libros, obras y tratados jurídicos sirven de libros de texto a profesores y estudiantes de Derecho y después  los utilizan los abogados, jueces y tribunales para fundamentar y resolver los asuntos.

Es legítimo y está claro que, cuando una empresa o grupo de empresas solicita un informe jurídico sobre el asunto que sea para que se haga una construcción jurídica y legal favorable a los intereses de los que la solicitan, normalmente se recurre a cualquier hilo conductor, aunque este sea artificioso, para conseguir tal fin y embolsarse así una buena suma de dinero por el informe redactado.

Esto está a la orden del día en cualquier asunto que penda en los tribunales, lo que ocurre es que será un juez o tribunal imparcial quien hará la valoración jurídica final atendiendo al conflicto de intereses planteado y que separa a dos partes en litigio.

En todos los informe jurídicos que se redactan a petición de parte, en todos ellos se escribe siempre una cláusula de salvaguarda de «emitimos este informe conforme a nuestro leal saber y entender salvo mejor doctrina». Esto significa que, por muy fundamentada que pueda estar o parecer estar una posición de jurídica sobre algo, esta no es infalible.

Ante el informe de ilegalidad que Anesco dice que ha hecho Garrigues sobre la propuesta de los sindicatos para la reforma de la estiba sólo podemos sentir y transmitir una profunda decepción.

Los informes jurídicos no cambian como cambia el tiempo. Cuando los letrados de los sindicatos y los abogados de Garrigues llegaron a una tesis o conclusión sobre la adecuación de la estiba a la sentencia europea concluyeron en un sentido, pero ahora resulta que el sentido tiene que ser otro.

Rafael Beses
Delegado sindical de CGT-Sevasa

rafael beses miguel