La Unión Temporal de Empresas (UTE), que integran las constructoras FCC y Alvargonzález, ha reclamado casi 11,6 millones de euros por unas obras que fueron adjudicadas en algo menos de 25 millones de euros, lo que supone un incremento del 46% sobre el coste inicial que ha suscitado el rechazo del Consejo de Administración de la Autoridad Portuaria a asumir este incremento excepcional.

«Estamos hablando de que plantean un sobrecoste de casi el 50%. Es una barbaridad«, afirmó ayer el presidente de la Autoridad Portuaria, Santiago Rodríguez Vega, según recoge El Comercio Digital de Asturias.

La entidad ha emitido un informe, aprobado ayer por el Consejo de Administración, en el que se rechazan los argumentos de la adjudicataria. De ese modo, se les cierra la vía de la reclamación administrativa y recurrirán, previsiblemente, a la judicial, por lo que cabe esperar todavía un largo proceso con todo este asunto, apuntó Rodríguez Vega.

La UTE justifica los sobrecostes por diversas complicaciones en el desarrollo de los trabajos que habrían desequilibrado las cuentas de la obra.