energy_observer_toyota

El Energy Observer ha zarpado en junio de 2017 de la localidad francesa de Saint-Malo, con la intención de dar la vuelta al mundo.

El puerto de Valencia recibe estos días la visita del Energy Observer, la primera embarcación del mundo energéticamente autónoma que funciona con hidrógeno y de la que Toyota es socio.

Este buque de propulsión eléctrica funciona gracias a una combinación de energías renovables y un sistema que produce hidrógeno a partir de agua de mar en la propia embarcación, gracias a la electrólisis, sin generar un impacto negativo en la naturaleza, ya que no emite gases de efecto invernadero ni partículas contaminantes.

El Energy Observer zarpó en junio de 2017 de la localidad francesa de Saint-Malo, con la intención de dar la vuelta al mundo. Una travesía que espera completar en seis años y en el que realizará paradas en más de 50 países. Durante su recorrido, los miembros de la tripulación demostrarán a los visitantes que existen soluciones para impulsar una transición ecológica y energética innovadora.

Como pionero en el desarrollo y puesta en el mercado de tecnología de pila de combustible, el fabricante se ha embarcado en el patrocinio de este proyecto, que culminará con la llegada del barco en 2020 a Tokio, justo a tiempo para la celebración de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos.