La Autoridad Portuaria de Tarragona ha registrado un tráfico de 2,4 millones de toneladas en el mes de abril, un 5,9% más que en el mismo mes de 2019.

Además, el dato es superior al alcanzado en el cuarto mes de 2013, 2014, 2015 y 2016. Sin embargo, contrasta con el del acumulado, que se ha reducido un 18,8%, en línea con los resultados globales del sistema portuario.

Los graneles líquidos son los que han contribuido más decisivamente al incremento de abril, con 1,5 millones de toneladas, entre las que destacan las 184.849 de gasóleo, las 119.737 de gasolina y las 307.981 de otros productos petrolíferos.

Otro de los tráficos más destacados ha sido el de carga general, con más de 182.723 toneladas movidas, siendo el producto más destacado la pasta de papel. Los principales países con los que se han movido estos tráficos son Brasil, Turquía y Francia.

En lo que respecta a los graneles sólidos, que se han reducido un 3%, el puerto sigue siendo el primero del país en el tráfico de cereales y harinas, además de piensos y forrajes.

En abril, ha movido 406.716 toneladas de productos agroalimentarios, destacando su papel en el suministro de cereales para la alimentación de la ganadería de Cataluña, Aragón y otras zonas del norte de la península. Además, durante el periodo de confinamiento se ha registrado un ascenso del 98% en el tráfico de frutas, hortalizas y legumbres a través del puerto tarraconense.

En lo que respecta al tráfico acumulado, conviene apuntar que los productos petrolíferos, químicos y otros líquidos, así como la carga general, han mejorado sus cifras en el primer cuatrimestre.

Por su parte, la desaparición del tráfico de carbón por el cierre de las centrales eléctricas de Andorra, en Teruel, y Alcudia, en Mallorca, ha provocado un descenso del 6,8% en el acumulado, fundamental para la caída total del 18,8%.