El puerto de Cartagena ha activado un Plan de optimización de tráficos de mercancía general y graneles sólidos, con el objetivo agilizar la carga y descarga de las mercancías y así ganar espacio para una mayor eficiencia y competitividad.

El objetivo es optimizar un 10% las dársenas, lo que posibilitará el movimiento de cerca de 400.000 toneladas de mercancías más al año con medidas como la concentración de tráficos, especialización de terminales y la adecuación del tipo de flotas a los calados de los muelles para buscar el mayor rendimiento de las instalaciones. Las cuales se encuentran actualmente en el límite de ocupación.

En dicho plan se ha definido el tiempo de estancia máxima en los muelles Isaac Peral, Sur y Polivalente, centrados en el tráfico de graneles sólidos, para aumentar la rotación y la eficiencia de las operaciones.

Además, se ha dado prioridad a los tráficos que superan las 200.000 toneladas anuales para ocupar durante un mayor tiempo la primera línea de los muelles, sin menoscabo del resto de mercancías que tienen garantizadas sus operaciones.

Estas mercancías se han situado a 30 metros de la primera línea, lo que permite simultanear el acopio de las mercancías con la descarga de otros buques.

Necesidad de mayor espacio

Acciones específicas como el traslado del tráfico de azufre al muelle Isaac Peral son un ejemplo de la apuesta por una especialización de los muelles por tipos de mercancías, donde también la Autoridad Portuaria de Cartagena ha buscado emplazamientos fuera de la zona aduanera para las mercancías que requieren de mayor tiempo de espera, como las cargas de proyectos o aerogeneradores.

La necesidad de espacio se hace más evidente ante la apertura del puerto a nuevas líneas de negocio como la industria offshore o las cargas de proyectos. Por este motivo, el puerto ya apostó por la adquisición de terrenos en la futura ZAL de Cartagena como espacio logístico y de almacenamiento.

En este sentido, el Puerto tiene un gran reto y es tener una nueva terminal de contenedores que pueda dar respuesta a la demanda de las empresas regionales y de su área de influencia que utilizan el transporte marítimo.

Otro de los objetivos de la Autoridad Portuaria es realizar un dragado en la terminal de contenedores de Santa Lucía que permita llevar a cabo operaciones con buques más grandes, de hasta 3.500 TEUs.

El Plan de optimización de tráficos de mercancía general y graneles sólidos trabaja también en acciones a medio plazo y largo plazo que permitan abordar sus desafíos futuros como un gran puerto referente del Mediterráneo.

Estos desafíos suponen disponer de una nueva terminal de contenedores y ampliar el muelle polivalente para ser capaces de atender futuros tráficos. Además, de no renunciar a la intermodalidad marítimo-terrestre, con la apuesta por la conexión con el corredor mediterráneo.