La naviera OOCL ha encargado a los astilleros chinos de Nacks y Dacks, pertenecientes a Cosco, la construcción de un total de cinco mega-portacontenedores de 23.000 TEUs de capacidad. Estas unidades, por las que el operador abonará 778,4 millones de dólares (687,9 millones de euros), se entregarán entre el primer y el último trimestre de 2023.

De los cinco buques, tres se construirán en los astilleros de Nacks, en Nantong, y los otros dos en Dacks, en Dalian. El grupo pretende así adentrarse en las economías de escala, pues hasta ahora utilizaba embarcaciones de tamaño más pequeño.

El despliegue de estos mega-portacontenedores en sus rutas le permitirá reforzar su posición en el mercado y mejorar su competitividad. La naviera, que abonará aproximadamente el 60% del precio de los buques mediante financiación bancaria y el resto, con recursos internos, tiene previsto un crecimiento de aproximadamente el 50% en su flota.

Su objetivo es superar la barrera del millón de TEUs de capacidad, aunque actualmente suma unos 700.000 TEUs. Además, espera mejorar la calidad de servicio que proporciona a sus clientes, la eficiencia operativa y su rentabilidad.