Darsena Este en el puerto de Tenerife

El tratado se ha hecho efectivo tras su ratificación por parte del presidente de Petrocan, Antonio Blas Dávila, y el titular de puerto de Tenerife, Pedro Rodríguez.

El convenio regula las condiciones técnicas y los compromisos de la concesionaria que han de regir la aplicación de buenas prácticas medioambientales en sus instalaciones, distribuidas entre La Jurada y los muelles del Dique del Este y Bufadero. De esta forma, comprende las actividades de recepción, almacenamiento y suministro de combustibles marinos y de lubricante, así como carga y descarga de productos petrolíferos.

La gestión de Petrocan en los aspectos ambientales propiciará la aplicación por parte de puerto de Tenerife de una bonificación del quince por ciento con carácter general a la cuota de la tasa de actividad, ascendiendo dicha bonificación al veinte por ciento a la parte de la tasa correspondiente a tráfico manipulado de graneles líquidos.

A su vez, Petrocan se compromete a mantener la certificación en su actividad, destinando, además, un setenta por ciento del importe de las bonificaciones de la tasa de actividad a la mejora del desempeño ambiental en sus concesiones.

Entre sus objetivos prioritarios se encuentra la reducción del número de derrames accidentales y las afecciones al suelo por posibles fugas de producto y, en caso de disminuir su impacto; recoger, segregar, minimizar y valorizar los residuos generados, reduciendo también el consumo de recursos energéticos, agua y materias primas.