El Clúster de Movilidad y Logística de Euskadi ha presentado las conclusiones del proyectoEl talento en el sector de la Logística, Movilidad e ITS. Necesidades actuales y futuras‘, en el que se ha analizado la demanda actual de las empresas del sector, identificando 145 perfiles de expertos que generarán 60.246 empleos netos hasta 2030.

El estudio se completa con una proyección hasta el año 2045 que contempla nuevas necesidades derivadas de la incorporación de 13 tendencias de futuro, relacionadas con el aspecto social, medioambiental, político y tecnológico.

El objetivo de esta investigación, en la que han participado la Universidad del País Vasco y la Universidad de Deusto, es adecuar la oferta formativa y los perfiles profesionales a las necesidades derivadas de la digitalización de los puestos de trabajo ligados a la movilidad de personas y mercancías.

De los perfiles identificados, 98 están recogidos en el Código Nacional de Ocupaciones del Instituto Nacional de Estadística. Otros 30 son puestos intermedios no incluidos, pero que están registrando una alta contratación o las empresas los demandan pero no los pueden cubrir por falta de profesionales.

Se trata de ingenieros de soluciones intralogísticas, de métodos logísticos, de sistemas, o de planificación y transporte, técnicos GIS de informacion geográfica o gestores de tráfico urbano. Los 17 perfiles restantes son nuevos puestos identificados en el estudio, que serán necesarios en los próximos años, como los de analistas de autotransporte o los de ingenieros de ‘machine learning‘.

Tendencias de futuro

En la proyección realizada hasta 2045, se han analizado ciertas tendencias, como la ciberseguridad, los nuevos modelos de distribución y nuevos medios de transporte, el análisis y transformación de la información, las tecnologías de captación de información o de interconexión, la adecuación a nuevas normativas, o la alineación medioambiental.

También se ha tenido en cuenta la transformación del territorio, el aumento de la conciencia social y de salud, la servitización y digitalización, el alineamiento de la movilidad y la logística, la transformación de los ecosistemas de actividad, y el relevo generacional.

A partir de los resultados obtenidos, se ha podido concluir que existe la formación, pero faltan las personas. Por lo tanto, el siguiente objetivo es trabajar para solventar la carencia de profesionales, contribuyendo a orientar la formación, tanto profesional como de grado, de modo que las empresas puedan reclutar los profesionales que precisan, los profesionales puedan reorientarse y los nuevos alumnos encuentren una nueva salida profesional en el sector.