La última campaña de vigilancia de la DGT a camiones, autobuses y furgonetas, realizada a finales de febrero, se ha saldado con 8.818 conductores denunciados y la inmovilización de 66 furgonetas y 52 camiones.

Un total de 89 conductores, de los cuales 73 llevaban una furgoneta y 16 un camión, han dado positivo en el control de alcoholemia, mientras otros 40, la mayoría de ellos conductores de furgonetas, conducían bajo los efectos de las drogas.

Además, se ha denunciado a 126 usuarios de camiones y 517 de furgonetas por no utilizar el cinturón de seguridad. La cifra aumenta aún más en el caso de los denunciados por exceso de velocidad, que ascienden a 1.044, siendo 957 conductores de furgonetas.

No obstante, las denuncias por exceso de horas de conducción han sido las más numerosas con el 21,4% del total, llegando a 1.889. De estas, el 98,5% que equivale a 1.859 denuncias, han correspondido a camiones. También se han interpuesto 396 por cuestiones relacionadas con el tacógrafo, 367 de ellas a conductores de camión.

En cuanto al exceso de peso y la mala disposición de la carga, los agentes de Tráfico han denunciado a 833 conductores, 318 de furgonetas y 515 de camiones. Por último, conviene señalar que en los controles realizados, se ha detectado que 608 vehículos presentaban irregularidades administrativas, bien por la documentación relativa al propio vehículo o por la del conductor.