vias de tren

Los proyectos, que se financiarán con fondos reasignados que no fueron usados, contribuirán a la realización de la interoperabilidad de la alta velocidad ferroviaria en la Península Ibérica.

El primer proyecto, valorado en algo más de 4,8 millones de euros, consiste en estudios de primera fase para planes ferroviarios.

Como es sabido, los ferrocarriles españoles utilizan un ancho de vía diferente al de la mayoría de los países de la UE, el llamado ancho ibérico, por lo que los trenes no pueden circular directamente por la red francesa en la que se utiliza el estándar europeo UIC.

Por todo ello, desde la Comisión Europea, se considera que la conversión de la red ferroviaria española hacia el ancho UIC es de la mayor importancia.

Los estudios permitirán facilitar el diseño final para la implementación del ancho UIC en la sección ferroviaria entre Castellbisbal, en el noroeste de Barcelona, y Murcia. Este tramo tendrá 340 km de doble vía y 230 km de una sola vía. El resultado de los estudios servirá de base para el inicio de los trabajos.

El segundo proyecto, cuya financiación asciende a 68,1 millones de euros, consiste en trabajos dirigidos a implementar el ancho UIC en el tramo de la red ferroviaria, entre Castellbisbal y el Nudo de Vilaseca, cerca de Tarragona. Estos trabajos cubrirán las adaptaciones necesarias en las instalaciones y líneas para operar trenes de 750 metros de largo en un ancho de vía mixto ibérico y UIC.

Se llevarán a cabo a lo largo de 90 km de doble vía y de 7 km de vía única, permitiendo el acceso al puerto de Tarragona en el ancho UIC. El proyecto contribuirá a fomentar la interoperabilidad y la intermodalidad en la red ferroviaria española, haciendo el transporte ferroviario más viable económicamente para operadores comerciales, indica la CE.

Ambas iniciativas serán supervisadas por la Agencia Ejecutiva de Redes de Transporte Transeuropeas y serán completadas en 2014 y 2015, respectivamente.