Anfac presenta sus analisis logístico en el sil 2013

Miguel Aguilar, director de Mercados de Anfac

La Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) sigue insistiendo en la necesidad de mejorar la eficiencia de la logística para aumentar la competitividad de la industria española y ha calculado que supondría un ahorro anual de 500 millones de euros en el sector de la automoción y de 5.000 millones en el conjunto de la industria.

El Salón Internacional de la Logística, que se celebra en Barcelona hasta este jueves, ha vuelto a ser el escenario elegido por Anfac para poner de manifiesto la importancia del factor logístico para la mejora de la competitividad industrial. Además, la patronal ha presentado sus tradicionales estudios sobre la logística de vehículos en el transporte marítimo, por carretera y ferroviario.

En una rueda de prensa, el director del Área de Mercados y Clientes y de Anfac Research, Miguel Aguilar, ha subrayado que la logística es el elemento que en muchos casos hace decidir la asignación de un modelo a una planta.

Ha manifestado que el déficit de una factoría española en comparación con otro país de su entorno es de 300 euros por vehículo por los desplazamientos y que en muchos casos estos 300 euros pueden hacer que la matriz se decante por otra fábrica.

Aguilar ha insistido en la necesidad de inversiones para mejorar la logística, así como colaboración entre diferentes operadores, y ha hecho hincapié en la mejora de los accesos a los puertos, tanto ferroviarios como viarios, ya que es un aspecto deficiente en todos los puertos de España y que tiene una repercusión importante en los costes.

Ha pedido más colaboración entre Adif, Puertos del Estado y la Dirección General de Carreteras para avanzar en la intermodalidad, ya que ha lamentado que gran parte de la competitividad industrial se pierde porque no hay una visión integral de la logística.

La logística del automóvil en los modos de transporte 

En cuanto a sus estudios, en la valoración sobre el transporte marítimo se constata por los fabricantes que los puertos “están avanzando hacia un mejor servicio”. Por ello, en el estudio se da una buena calificación y mejora generalizada en la valoración de los puertos españoles que mueven vehículos.

En 2012 el puerto mejor valorado ha sido Santander, con una puntuación de 4,5 sobre 5 puntos posibles; seguido muy de cerca por Tarragona (4,4) y  Valencia (4,3). Los puertos con menor valoración han sido Vigo (3,9 puntos) y Gijón (3,3).

En todo caso, Anfac insiste en la necesidad de continuar con la mejora del personal que manipula los vehículos y avanzar hacia una verdadera liberalización en la manipulación.

En lo referente al estudio sobre la logística en el transporte por carretera de vehículos, Anfac señala que las empresas de transporte nacional mejoran su valoración y en internacional se mantienen.

Como puntos fuertes de este sector están la puntualidad en recogida y entrega al cliente y los programas de control de calidad. En internacional se destaca por los fabricantes la capacidad de las empresas de adaptarse a los volúmenes y la correcta manipulación de la documentación de los vehículos.

Por el contrario, el estudio de Anfac cree que hay que mejorar el mantenimiento de la flota para evitar incidencias en los vehículos; adoptar compromisos de compensaciones pro incumplimientos o la búsqueda de soluciones a la descompensación de tráficos.

Por último, el estudio sobre la logística del automóvil en el sector ferroviario, los fabricantes españoles valoran más el transporte nacional aunque en el internacional se percibe una mejoría.

Como puntos fuertes, está el cumplimiento de los plazos, el trato adecuado a las mercancías y el compromiso de calidad de los operadores.

No obstante, Anfac no pasa por alto que se debe seguir mejorando el mantenimiento de los vagones para evitar incidencias en los vehículos nuevos. También sería necesario una adaptación de los vagones al tamaño de los coches, no relegar el transporte de mercancías ante el transporte de pasajeros; avanzar en la formación de trenes multicliente para piezas y multimarca para vehículos y, sobre todo, avanzar en la liberalización del sector ferroviario.