Tiempos de conduccion y descanso

Los investigadores reclaman que la legislación europea determine el nivel mínimo de visibilidad.

Algunos camiones de reparto tienen un ángulo ciego de hasta 1,9 metros, mientras que otros no tienen ninguno gracias a cabinas más bajas y parabrisas más grandes. Así lo asegura un estudio realizado por la Universidad  de Loughborough, en Reino Unido, que demuestra que solucionar este problema podría salvar cientos de vidas.

Los investigadores han analizado los ángulos de visión de 19 vehículos pesados y han utilizado datos de accidentes reales para recrear escenarios de riesgo. Así, se han encontrado grandes diferencias en la visión directa de los conductores entre los mejores y peores camiones de cada categoría.

En este sentido, el Scania P N3 es el que cuenta con mejor visión directa, reduciendo drásticamente los puntos ciegos gracias, en gran parte, a la altura a la que está situado el conductor en la cabina.

Según ha indicado el estudio, los vehículos de la industria de la construcción poseen un riesgo mayor para los ciclistas y peatones que los camiones de reparto y los de larga distancia. Por este motivo, los investigadores reclaman que la legislación europea determine cuál debería ser la visibilidad desde el asiento del conductor.

El objetivo es que sea obligatorio diseñar cabinas situadas a baja altura para los nuevos camiones de reparto y asegurarse de que el resto de vehículos mejoren su visión directa.

Nueva normativa de seguridad europea

La Comisión Europea está trabajando actualmente en una nueva normativa de seguridad y ha indicado que introducirá los requerimientos de visión a partir de 2028. No obstante, desde el departamento de Transporte y Medio Ambiente consideran que este cambio debe llegar mucho antes.

De hecho, según el Consejo Europeo para la Seguridad en el Transporte, 4.000 personas mueren cada año en accidentes provocados por un camión, y unas 1.000 son ciclistas o peatones.

El 28% de estos accidentes fatales tienen lugar en entornos urbanos y de ellos, más de la mitad de los que tienen que ver con ciclistas o peatones, están relacionados con las altas velocidades.

En Reino Unido, el departamento de Transporte de Londres ya está contemplando las diferentes propuestas para exigir la mejora de la visión directa con paneles de cristal en las puertas de los pasajeros, parabrisas más amplios y una posición más baja de los conductores.