Las unidades completamente eléctricas pueden transportar hasta 15 pedidos por viaje.

Las unidades completamente eléctricas pueden transportar hasta 15 pedidos por viaje.

El uso de energías alternativas sigue tomando vuelo a medida que más empresas se van sumando al uso de vehículos que no utilizan diésel bien sea por necesidad, por estrategia social corporativa o por puro marketing.

Entre las últimas que se han sumado al empleo de vehículos menos contaminantes se encuentra Mercadona que en las últimas semanas ha anunciado el inicio de pruebas con unidades eléctricas para el reparto a domicilio de pedidos.

En concreto, la empresa valenciana de gran distribución se ha decantado por los Maxus eléctricos que se equipan con un furgón tritemperatura, con el que la compañía puede cubrir repartos para los diferentes productos que componen su gama, y que se utilizarán para las entregas del canal on-line en la capital valenciana, desde la colmena que tiene allí Mercadona.

El propio retailer ha participado en el diseño de las unidades, en colaboración con el carrocero valenciano Subiela y con el fabricante de equipos de frío Thermo King, de dos modelos de vehículos de reparto exclusivos para la venta de e-commerce, uno de los cuales permite transportar hasta 15 pedidos por viaje y otro nueve pedidos, pensado para áreas de difícil acceso.

Estos vehículos cuentan, además de con tres zonas de temperatura distintas adaptadas para cada tipo de producto, con un sistema de descarga mecanizado que minimiza la manipulación de la carga, lo que reduce tiempo de descarga y elimina esfuerzos de los trabajadores.