Ha pasado un cuarto de siglo desde que llegara al mercado la Vito de Mercedes-Benz, un modelo icónico caracterizado por su versatilidad y sus amplios espacios, del que se han vendido más de 1,8 millones de unidades desde el lanzamiento de la primera versión en el año 1996.

Actualmente, está disponible con el sistema ‘Rear Cross Traffic Alert’, que permite detectar cualquier tráfico cruzado detrás del vehículo hasta una velocidad de 16 km/h aproximadamente, cuando se está saliendo de un estacionamiento marcha atrás.

Cualquier peligro se advierte ópticamente al conductor mediante triángulos rojos en el espejo y señales acústicas. Además, el sistema se combina con el asistente de ángulo ciego.

Asimismo, el fabricante ha mejorado otros sistemas de asistencia y seguridad, como el asistente activo de distancia Distronic, el sistema activo de frenada y un espejo retrovisor digital en el interior.

Por otro lado, tras una renovación estética y técnica en 2020, la Vito dispone ahora de nuevos motores diésel de cuatro cilindros, estando disponible con cinco motorizaciones diésel, con una potencia máxima de 237 CV. Al mismo tiempo, se ha mejorado el sistema de infoentretenimiento, la transmisión automática 9G-Tronic y la suspensión neumática Airmatic. 

Historia de la Vito

En 1996, cuando el modelo llegó al mercado, marcó el inicio de una nueva era para los comerciales ligeros. Llamado Vito porque fue en la planta de Vitoria donde empezó a fabricarse, contaba con una altura de 1,89 metros y un espacio de carga de 3,6 m², que proporcionaba una capacidad de 5 m³.

Con una carga útil de una tonelada, este vehículo de tracción delantera también era adecuado para transportar mercancías pesadas. Además, los motores diésel y gasolina de cuatro cilindros montados transversalmente requerían un espacio de instalación mínimo, al tiempo que presentaban un bajo consumo de combustible.

Fue elegida ‘Van of the Year 1996‘ y para 2003 ya se habían vendido unas 473.000 unidades de la primera generación. Ese mes de julio llegó la segunda, con una Vito completamente rediseñada y todas sus variantes con tracción trasera, si bien se construyó también una versión con tracción a las cuatro ruedas.

En cuanto a las motorizaciones, la máxima potencia para la versión diésel era de 224 CV a 3800 rpm, mientras que el motor de gasolina V6 proporcionaba 258 CV a 5900 rpm. Dependiendo de la variante, la longitud del vehículo podía llegar hasta los 5,24 m, estando disponible por primera vez en tres longitudes, dos alturas y cinco motorizaciones. 

En total, el fabricante vendió casi 750.000 unidades de la segunda generación, que también marcó la pauta para la electrificación, pues Mercedes-Benz ya empezó a producir en 2010 una pequeña serie de la Vito e-Cell, con un motor eléctrico de 95 CV y una batería de ión-litio con una capacidad de 32 kWh.

Posteriormente, en mayo de 2014 llegó la tercera generación del vehículo, con un nuevo diseño, una longitud máxima de 5,37 metros y más espacio para la carga y los pasajeros. Los clientes contaban con más opciones con respecto al sistema de propulsión, pues además de la tracción trasera y la tracción total, la tracción delantera estaba nuevamente disponible.

Además, en 2018 salió al mercado la eVito, completamente eléctrica. Desde el año 2014, se han comercializado más de 600.000 unidades de las nuevas variantes.