La planta de Mercedes-Benz en Vitoria ha celebrado recientemente un nuevo hito, al ver salir de sus líneas de producción la unidad número 100.000 de su modelo V-Class, que ha sido transformada en un vehículo compacto de la clase Marco Polo Horizon y entregada a un cliente en España.

Este nuevo modelo, basado en el V-Class y disponible desde principios de 2017, ha permitido ampliar la gama de furgonetas del fabricante, combinando la máxima funcionalidad con el diseño de alta calidad del original.

La producción de la V-Class comenzó a principios de marzo de 2014 en Vitoria y desde entonces, la popularidad del modelo ha ido en aumento. El último año creció un 58% hasta las 48.700 unidades, lo que supone la mayor tasa de crecimiento entre los productos de la división de furgonetas.

Con el fin de responder a la elevada demanda, el fabricante amplió sus capacidades de producción en la planta en 2016, además de aumentar sus inversiones en la instalación. De hecho, desde el inicio de la producción de vehículos en esta factoría hasta el pasado año, ha invertido un total de 260 millones de euros.

Sólo en 2016, se contrató a más de 1.100 trabajadores llegando a unos 5.000 en total, que producen una media de 668 unidades diarias. Esto significa que se ha alcanzado el máximo potencial de producción de furgonetas de tamaño medio en estas instalaciones.

A lo largo de 2017, se espera implementar un ambicioso programa de producción en la fábrica, que también produce la Vito.