Con el objetivo de mejorar la atención al cliente, el comité de dirección de Mercedes-Benz España ha dado luz verde a la fusión de sus principales filiales comerciales, Comercial Mercedes-Benz y Mercedes-Benz Comercial Valencia creando así una de las mayores organizaciones de distribución monomarca del sector automovilístico en España. El cambio se ha hecho efectivo este pasado martes 1 de julio.

La nueva filial ha pasado a denominarse Mercedes-Benz Retail y opera bajo tres denominaciones comerciales que hacen referencia a sus respectivas ubicaciones, Mercedes-Benz Madrid, Mercedes-Benz Valencia y Mercedes-Benz Sevilla.

Además, el comité de dirección ha designado a Eduardo García-Oliveros, anteriormente el consejero delegado de comercial Mercedes-Benz, como responsable de la nueva sociedad.

En sus más de 25 años en Mercedes-Benz, García-Oliveros ha desempeñado labores de dirección en las tres áreas comerciales, turismos, furgonetas y camiones, de la compañía.

Esta filial española da empleo a más de 750 personas y cuenta con unos 180.000 m² de instalaciones. Su cifra de facturación prevista para 2014 superará los 300 millones de euros.