La planta de Mercedes-Benz en Vitoria ha fabricado 145.000 furgonetas en el año 2019, correspondientes a los modelos Vito y Clase V. Así lo ha asegurado el presidente del Consejo de Administración, Ronald Schell, confirmando que la producción se ha reducido ligeramente en relación a 2018, año en que salieron de las instalaciones 146.000 unidades.

Esto ha generado una facturación total de 3.700 millones de euros en la fábrica, aunque no se ha podido alcanzar el objetivo de las 154.000 unidades que se había marcado el fabricante a principios del curso. A lo largo del año, ha tenido que rebajarse en varias ocasiones la previsión, aunque finalmente se ha conseguido que la cifra no diste mucho de la alcanzada en 2018.

De cara a 2020, la planta prevé fabricar unas 152.000 unidades, por debajo de las 154.000 inicialmente previstas. De ellas, se espera que al menos el 5% corresponda a la versión eléctrica de la Clase V, dependiendo de las medidas que plantee el Gobierno para fomentar la entrada de este tipo de vehículos al parque español.

Además, el calendario de trabajo podría sufrir algunas modificaciones, en función de la entrada de pedidos, como ya ha ocurrido en diciembre con la llegada de uno de 800 unidades. Esto supone que la previsión para 2020 podría variar a lo largo del ejercicio.