Mercedes-Benz confía en que el mercado europeo de vehículos comerciales va a tener una buena evolución en los próximos años.

Fruto de esa confianza, del aumento previsto de la demanda de los mercados para 2018 y de las positivas perspectivas de ventas que la marca tiene para sus modelos Vito y Clase V, el fabricante alemán tiene previsto incrementar la producción de su planta de Vitoria y para ello está reforzando la plantilla de estas instalaciones.

La fábrica de Mercedes-Benz en la capital alavesa es la segunda planta más grande del fabricante para vehículos comerciales en todo el mundo. Ocupa una parcela de 600.000 m² y cuenta con 370.000m² dedicados a la producción de los modelos Vito y Clase V.

Las instalaciones llevan en funcionamiento desde hace 62 años y tienen capacidad para producir 470 vehículos al día en dos turnos.

Ahora, Mercedes tiene previsto incorporar a 1.000 nuevos trabajadores indefinidos que no estaban previstos en el convenio colectivo vigente para la fábrica hasta 2020, con los que hacer frente a las fluctuaciones del mercado, por lo que, según parece, no está previsto que se añada un nuevo turno de fabricación.

De este modo, la marca habrá incorporado a 1.350 trabajadores indefinidos en este año, lo que a juicio de Mercedes, demuestra el compromiso de la marca con esta planta de producción.