En el segundo semestre de este ejercicio está previsto que se inicie la producción en serie de la furgoneta Sprinter de Mercedes Benz en Rusia.

El consorcio automovilístico Daimler y el fabricante ruso Gaz Group firmaron el pasado verano un proyecto para el lanzamiento en Rusia de la Sprinter, según el cual Daimler destinará 100 millones de euros para la producción de la furgoneta, mientras que GAZ Group invertirá 90 millones de euros en esta iniciativa que prevé una producción de 30.000 automóviles al año.

Así, ambas compañías tienen previsto localizar en Rusia la producción de esta furgoneta de Mercedes-Benz, así como la fabricación de motores y de otros componentes. Ambas entidades contemplan fabricar propulsores en la factoría de Yaroslavl, que fue construida a finales del 2011.

En estas nuevas instalaciones se construirá la Sprinter de la generación anterior, dirigida al segmento de precio medio del mercado. De modo que la Sprinter de última generación, que se construye en Düsseldorf, seguirá exportándose desde Alemania.

Gracias a la cooperación con Gaz, este modelo no tendrá problemas para entrar en el mercado. La capacidad de la fábrica será de unos 25.000 automóviles al año, estando previsto alcanzar una cuota de un 12-13% en los próximos tres años si el crecimiento del mercado se mantiene cerca del 3-4%