Hay cifras mágicas que hablan a las claras del éxito de un modelo empresarial. Este es el caso de Mercedes, que ha superado esta misma semana el millón de motores para camión producidos por la marca alemana.

Mercedes utiliza desde hace diez años una plataforma estandarizada para producir cadenas cinemáticas, incluyendo motores, ejes y transmisiones, con el fin de buscar un diseño común que luego se pueda adaptar con facilidad a las necesidades particulares de los mercados europeo, estadounidense y japonés, pero partiendo de una misma tecnología.

A partir de esta plataforma estandarizada de producción, que ha ido evolucionando a lo largo de sus diez años de existencia con nuevos avances tecnológicos, el fabricante produce motores de seis cilindros en un rango que oscila entre los 10,7 y los 15,6 litros y con potencias que van desde los 240 kW hasta los 480 kW, para equipar, entre otros, los modelos Actros de Mercedes, el Freightliner Cascadia o el Super Great Fuso, así como autocares y autobuses urbanos de Mercedes y Setra.

Cada uno de los motores que se han producido hasta ahora en las plantas de Detroit y de Mannheim, en Alemania, se monta en un vehículo industrial en un plazo de seis días.