El 11 de noviembre de 1982, Miebach abrió su primera oficina en España, se trataba de la primera incursión en el extranjero de esta compañía de ingeniería y consultoría de la cadena de suministro fundada en Frankfurt en 1973.

Desde entonces el grupo ha trabajado en España para más de 300 clientes de varios sectores industriales, desarrollando proyectos nacionales e internacionales de distinta tipología y adaptándose a los cambios tecnológicos y del propio mercado.

Tres décadas de historia logística

La década de los ’80 se caracterizó por una actividad frenética en torno a la estandarización e introducción de nuevas tecnologías en nuestro país, como el europalet, la implantación de novedosos sistemas de gestión de almacenes con radio frecuencia o el picking por luz y la puesta en marcha de modernos sistemas de manutención.

Ya entrando en los años ’90, y con la llegada de las grandes multinacionales y la mejora de las infraestructuras y comunicaciones, se realizan numerosos proyectos relacionados con la fusión, la integración y la centralización de la logística. Durante este período se produjo una convulsión por el paso de la logística asociada a la estructura comercial regional a una logística moderna y centralizada, que supuso una renovación de las tecnologías de almacenaje y manipulación y la aplicación de novedosos conceptos como el cross-docking o el reaprovisionamiento continuo.

La entrada en el nuevo milenio supuso una reconciliación de la nueva economía y una vuelta a los orígenes de la economía tradicional. En este contexto, la cadena de suministro se consagró como factor competitivo esencial para muchas compañías, siendo además una de las áreas donde la introducción de nuevas tecnologías supuso un mayor salto cualitativo en la mejora de la eficiencia y calidad de su gestión.

Futuro tecnológico

La revolución digital de la última década, la consolidación del e-commerce o las políticas medioambientales también son factores que han condicionado las prácticas de la gestión de la cadena de suministro de las empresas.

El futuro se adivina muy prometedor para este campo. Cada vez más empresas entienden la cadena de suministros como un eje integrador de sus operaciones, que van desde su primer proveedor hasta la satisfacción del cliente, todo ello en un mundo cada vez más global.

En un mercado en donde la oferta es muy amplia y los costes muy ajustados, un buen producto, una buena comercialización y un excelente servicio es lo que marca la diferencia. Eso es lo que pretende Miebach, seguir aportando valor a sus clientes otros 30 años más.