Una de las evidencias de 2020, el “año Covid”, y en particular durante las dos primeras semanas de este impetuoso 2021, con la llegada de la tormenta Filomena, es la demostración palpable de que el transporte en general, y el de mercancías en particular, es esencial y estratégico para el país.

Lamentablemente, tal y como ha expuesto recientemente en su carta abierta el presidente de Fenadismer, Julio Villaescusa, el transporte de mercancías por carretera sigue sin estar suficientemente valorado y atendido por nuestras administraciones públicas.

No hay más que remitirnos a las últimas situaciones críticas vividas por el sector. Durante las pasadas navidades pudimos ver a ambos lados del Canal de la Mancha a cientos de camiones abandonados a su suerte, o durante el paso de la tormenta Filomena por la Península, a más de 11.000 vehículos inmovilizados durante todo el fin semana, provocando desabastecimientos puntuales.

Por ello, considero que es oportuno y justo levantar la voz y dar mil gracias al sector del transporte una vez más, y a todos sus profesionales.

Por ello, considero que es oportuno y justo levantar la voz y dar mil gracias al sector del transporte una vez más, y a todos sus profesionales quienes, a pesar de las inclemencias del tiempo y la falta de reconocimiento, dan lo mejor de ellos mismos, incluso en situaciones críticas como las vividas recientemente, para garantizar la movilidad esencial de personas y llevar a su destino los alimentos y demás mercancías, y así abastecer a la sociedad de la que forman parte.

Ojalá los diferentes planes del Gobierno y la UE para paliar la situación post-Covid, tengan una repercusión revitalizante y beneficiosa para el sector a corto y medio plazo.

Desde la Asociación Española de Transporte, todo nuestro apoyo a los profesionales del transporte por su compromiso y generosidad.