Los trabajadores de CEPL Iberia Tarancón han iniciado movilizaciones para protestar por los cambios de jornada introducidos en mayo.

Según Comisiones Obreras, «este atropello empresarial lleva a su plantilla a no poder librar ni un solo fin de semana», motivo por el que se han iniciado concentraciones de trabajadores fuera del horario laboral y en el exterior del recinto para, como indica la central sindical, «evitar posibles represalias”.

CEPL Iberia Tarancón planteó a su plantilla una modificación sustancial de condiciones de trabajo en materia de jornada el pasado mes de mayo, como afirma Comisiones Obreras, «por la presunta necesidad de garantizar durante la campaña de verano la capacidad de atención a las  demandas de sus clientes de trabajo en sábados, domingos y festivos».

La mayoría de los trabajadores aceptaron este cambio, dado que la gran parte cobra el SMI, según el sindicato, «y aspiran a mejorar un poco sus ingresos acudiendo a trabajar los domingos y festivos», por lo que se alcanzó un acuerdo en el que la empresa se comprometía a abonar a sus trabajadores una cantidad progresiva en virtud de los domingos y festivos trabajados durante la campaña de verano, y así no tener que reforzar con plantilla externa, indica Comisiones Obreras.

Sin embargo, los representantes de los trabajadores aseguran que se ha desplazado personal de la plataforma del operador en Aranjuez y, tras la campaña de verano, se siguen manteniendo el trabajo en domingos y festivos, al tiempo que se habría modificado el sistema de libranzas.

De igual modo, la central sindical señala condiciones de salubridad de las instalaciones de Tarancón no adecuadas, así como que el operador «está derivado actividad al nuevo centro que ha abierto en Seseña, adonde está trasladando equipos informáticos y técnicos de Tarancón».