Con motivo de la crisis sanitaria, MSC Cruceros había suspendido su actividad a nivel global hasta el día 29 de mayo, pero a la vista de las medidas adoptadas por los diferentes países para controlar la pandemia, ha decidido ampliar este periodo hasta el 10 de julio.

La naviera ítalo-suiza tiene previsto compensar a los clientes que hubieran adquirido un billete para estas fechas con un bono que podrán canjear por un crucero para cualquier destino hasta finales de 2021. Además, les entregará un vale por valor de entre 100 y 400 euros por camarote para sus gastos a bordo, en función del servicio que hubieran reservado.

En cuanto a los viajeros que tuvieran ya previsto iniciar alguno de sus servicios entre el día 11 de julio y el 30 de septiembre, estarán cubiertos por una ampliación del programa del operador Reserva Tranquilo.

Esto permite a los pasajeros que ya tienen una reserva hecha, tanto en agencia de viajes como con la compañía directamente, reprogramar su crucero en una futura fecha de salida hasta un año después de su fecha de salida actual sin ningún coste extra.