msc-eloane

Para la naviera, es esencial mostrar la máxima transparencia en la distribuciòn de los costes.

Desde el 1 de enero de 2019, MSC introducirá recargos en sus tarifas para compensar los costes extra que le supondrá la adaptación de su cadena de suministro a los nuevos límites de azufre en el combustible marino, que entrarán en vigor en 2020.

En este sentido, consideran que es esencial mostrar la máxima transparencia en la distribución de los costes, que se ven obligados a trasladar a sus clientes para garantizar el futuro de la industria del transporte marítimo.

La naviera estima que los cambios que están realizando en su flota y sus fuentes energéticas excederán los 2.000 millones de dólares (1.763 millones de euros) anuales, unos costes en los que ya está incurriendo para poder estar preparada para 2020.

Tras analizar a fondo los costes operativos y otros factores relacionados con el mercado, la naviera ha establecido una nueva tasa denominada ‘Cargo de Recuperación del Bunkering’, BRC por sus siglas en inglés, que refleja fielmente los costes adicionales como resultado de los cambios regulatorios para la protección del medio ambiente.

Este recargo reemplaza a los actuales de Contribución al Bunkering, BUC, Factor de Ajuste por el Combustible, FAD, y Recargo de Emergencia por el Combustible, EFS, así como a otras tasas relacionadas con ello. Por su parte, los recargos específicamente relacionados con las Áreas de Control de Emisiones, se mantendrán.