msc_zoe

El MSC Zoe, con capacidad para 19.224 TEUs, realiza el servicio Silk.

La semana pasada, las condiciones meteorológicas que se encontró el MSC Zoe frente a las costas de la localidad alemana Bremerhaven provocaron que el portacontenedores perdiera una importante parte de su carga que cayó a las aguas del Mar del Norte.

Tras esta situación, el buque se dirigió al puerto de Bremerhaven, mientras que la naviera responsable del barco contrató a una compañía de salvamento para recuperar los contenedores dañados caídos al agua, así como la carga y, al mismo tiempo, proceder a realizar labores de limpieza para minimizar en la medida de lo posible los daños que se hubieran producido en el ecosistema marino.

MSC afirma en un comunicado «estar muy comprometida tanto con el impacto medioambiental de estos accidentes» como con los daños que se puedan producir como consecuencia de estas situaciones en la carga de sus clientes.

Al mismo tiempo, la naviera suiza colabora con las autoridades germanas para esclarecer las causas del incidente y ya ha procedido a descargar la carga que aún permanecía a bordo del MSC Zoe, un portacontenedores con capacidad para transportar 19.224 TEUs que realiza el servicio Silk de MSC que une Shanghai con Sines, Rotterdam, Bremerhaven y Gdansk.