MSC Netherland en la terminal de OPCSA del puerto de Las Palmas

El acuerdo afectará a la configuración de sus servicios Inca, Andes y Aztec.

En línea con sus planes para reestructurar las conexiones entre el Lejano Oriente  y la costa oeste de Sudamérica, MSC ha constituido un nuevo consorcio junto a Hapag-Lloyd, ONE y HMM para compartir buques en estas líneas, que se hará efectivo a principios de abril de 2018.

Este acuerdo afectará a la configuración de sus servicios Inca, Andes y Aztec. El primero de ellos parte de Keelung, en Taiwán, y pasa por los puertos chinos de Hong Kong, Yantian, Ningbó y Shanghai, y por el surcoreano de Busan, para desplazarse después hacia los mexicanos de Manzanillo y Lázaro Cárdenas, el peruano de Callao, y los de Iquique, Valparaíso y Coronel, en Perú.

En cuanto a la conexión Andes, se inicia en el puerto de Shanghai y continúa por las instalaciones de Shekou, Hong Kong, Ningbo y Busan. De allí, llega a Manzanillo y Lázaro Cárdenas, el puerto panameño de Balboa, el colombiano Buenaventura, el de Callao y los de San Antonio, Coronel, Lirquén y Puerto Angamos, en Chile. En su regreso hacia Shanghai, se añade una escala en el puerto japonés de Yokohama.

Por último, la línea Aztec recala en los puertos asiáticos de Ningbó, Shanghai, Qingdao, Busan y Yokohama y los mexicanos de Ensenada, Manzanillo y Lázaro Cárdenas. También escala en Puerto Quetzal, en Guatemala, el puerto de Balboa, en Panamá, Buenaventura, en Colombia, Callao, en Perú, y Guayaquil, en Ecuador.