Completar el Corredor Mediterráneo debe ser, a juicio del presidente de la Región de Murcia, Fernando López Miras, “la gran prioridad para España y para Europa en esta legislatura».

Este proyecto, según el presidente murciano constituye un factor que «impulsa la competitividad, promueve la vertebración territorial y fomenta la cohesión social”.

Las empresas y la sociedad murcianas estiman que la puesta en marcha de esta infraestructura es un elemento fundamental para la conectividad en el transporte de mercancías a lo largo del litoral, así como par su conexión con Madrid y la continuidad hacia Andalucía.

Por este motivo, López Miras ha afirmado, en una jornada organizada la semana pasada, que “de nada sirve que haya obras en algunas zonas si los trenes no pueden circular en todo su trazado hasta conectar con Almería«.

Además, las autoridades murcianas confían en otras actuaciones para que Murcia se coloque en primera línea de la actividad logística.

En este sentido, tanto las dos ZAL de Murcia y Cartagena, así como la futura terminal de contenedores del puerto de Cartagena se consideran clave «para incentivar el desarrollo industrial y empresarial de la Región y consolidar a la Comunidad como un enclave logístico multimodal de primer nivel”.

Con más detalle, para López Miras, “el desarrollo de nodos logísticos es fundamental para una región periférica como la nuestra y con un fuerte sector exportador”.