Corredor Mediterraneo en el sur de la peninsula

Corredor Mediterráneo en el sur de España.

La Junta de Andalucía y la Región de Murcia han estado presentes en los foros de los corredores ferroviarios Atlántico y Mediterráneo, organizados por la Comisión Europea en Bruselas los días 19 y 20 de noviembre.

Los foros de los corredores ferroviarios de la Red Transeuropea de Transporte (Ten-T) son órganos consultivos de la Comisión Europea en los que también participan los estados miembros, autoridades portuarias y organismos públicos administradores de infraestructuras del transporte.

Las regiones del sur de España han mostrado las necesidades de ejecución en sus infraestructuras ferroviarias, correspondientes al proyecto europeo para el impulso de la intermodalidad en el transporte de mercancías, algo que también han hecho desde la Generalitat Valenciana.

Así, desde la comunidades tratan de consolidar en el Plan de Trabajo la mayoría de sus proyectos prioritarios en el horizonte 2020, con el objetivo de conseguir las ayudas europeas de la Red Transeuropea de Transportes, a través del mecanismo financiero ‘Conectar Europa’.

En este contexto, desde Andalucía, al contar con conexiones para ambos corredores, han expresado la necesidad de que se ejecute el trazado completo de los mismos en la Comunidad Autónoma con características básicas. Por su parte, las prioridades para Murcia pasan por la implantación del ancho estándar de vía con Valencia y la integración de la Zona de Actividades Logísticas (ZAL) en el Corredor Mediterráneo.

Andalucía, dos corredores

Desde la Agencia Pública de Puertos de Andalucía han señalado, entre las «características básicas» para ambos corredores, la posibilidad de disponer de doble vía, la electrificación total, capacidad para tráfico mixto en ancho internacional, e implantar el denominado Sistema Europeo de Gestión del Tráfico Ferroviario (Ertms) para controlar cuestiones como la seguridad.

Por otro lado también han solicitado que los mecanismos de gobernanza que la Comisión está arbitrando garanticen el cumplimiento, por parte de los Estados, del plan de trabajo que se defina. De este modo, la línea Algeciras-Bobadilla, reconocida como el principal cuello de botella de los dos corredores, tendría garantizada su puesta en marcha antes de 2020, al estar recogida en los reglamentos de diciembre de 2013 sobre la Red Ten-T.

Esta línea representa el «elemento crítico» de los corredores Atlántico y Mediterráneo al constituir su parte troncal, conectando el puerto de mayor tráfico de España. No obstante, en la actualidad se encuentra en muy malas condiciones operativas.

En cuanto al conjunto del trazado del Corredor Atlántico por Andalucía, Algeciras-Antequera-Córdoba-Linares-Madrid, será necesario, además del ancho de vía, adaptar todas las instalaciones para trenes de 750 m de longitud e implantar el sistema Ertms.

Con respecto al Corredor Mediterráneo, es necesario agilizar la construcción de la conexión Murcia-Almería con doble vía, además de la renovación, modernización y otras actuaciones necesarias para el resto del trazado, Almería-Granada-Antequera-Sevilla-Huelva, con el fin de disponer de tráfico mixto.

Además, se ha insistido en que la planificación y construcción de los corredores deben garantizar la conectividad viaria y ferroviaria con las infraestructuras de la Red de Áreas Logísticas de Andalucía, con el fin de dar un servicio «real e integral» al territorio y a los sectores productivos de la comunidad autónoma.

Murcia, Cartagena y la ZAL

El Corredor Mediterráneo para el autonómico murciano es vital para impulsar la cohesión social, la vertebración territorial y el desarrollo económico de las regiones por las que discurre, garantizando la accesibilidad de las regiones periféricas, como Murcia, al centro de Europa, y mejorando la competitividad en el entorno europeo.

Entre las actuaciones prioritarias en dicha región se encuentran la implantación del ancho estándar entre Valencia y Murcia-Cartagena; el desarrollo de la Terminal Intermodal y Centro Logístico de la Zona de Actividades Logísticas de Murcia; mejoras en el puerto de Cartagena, con las conexiones viarias y ferroviarias y la primera fase del nuevo puerto del Gorguel; asó como y las Variantes Arco Norte y Noroeste de la autovía A-7 en Murcia.

En el ámbito de coordinación, la Región de Murcia ha traslado al Foro la necesidad de cumplir con los plazos para la conexión ferroviaria en altas prestaciones entre España y Francia, con la programación definitiva de la LGV Perpiñán-Montpellier y la Variante de Nimes.

Asimismo, se ha hecho especial énfasis en los enlaces del Corredor Mediterráneo con los restantes corredores norte-sur, para asegurar así la conectividad e interoperabilidad de estos enlaces que se convierten en auténticos puntos de acceso al territorio europeo.   

Además, han indicado que la conexión del corredor ferroviario en ancho estándar con el puerto de Cartagena y las nuevas instalaciones previstas en aquél, «determinan la posibilidad de convertirlo en un nodo logístico de primer nivel en el Mediterráneo, aprovechando su ubicación estratégica e incidiendo en el desarrollo del tráfico marítimo de corta distancia con otros países europeos del Mediterráneo y del Norte de África».