Un total de 13 organizaciones que representan a empresas cargadoras, usuarios de la logística y del transporte marítimo, y otros actores de la cadena de suministro, han constituido el Foro Español de Referencia Marítima, FERM.

Gracias a este nuevo interlocutor, se podrá comunicar, a través de un único canal y punto de encuentro, la visión de los usuarios del transporte marítimo sobre el actual modelo de funcionamiento, que consideran desordenado, imprevisible y opaco.

Los operadores, en su opinión, se nutren de los flujos de transporte globales para controlar los medios disponibles a través de economías de escala, sin rendir cuentas a los clientes ni atender a los parámetros más básicos de calidad de servicio.

Las alianzas marítimas concentran más del 80% de cuota de mercado en tres oligopolios que permite el Reglamento de Exención por Categorías de la UE desde 2009.

La quiebra de Hanjin Shippingen 2016 marcó el inicio de un nuevo y tenso marco de relación entre las navieras y sus clientes, que ha seguido gestándose con la pandemia del Covid-19 en 2020 al alterarse los flujos y eliminarse los mecanismos de reequilibrio.

Todo ello ha conducido a un gran colapso operativo en 2021 con el bloqueo durante varios días del Canal de Suez. Además, el cierre de los puertos del sur de China y su efecto dominó sobre los tráficos de otros puertos está tensionando la red global de transporte.

A la falta de contenedores, se suman las semanas de espera para embarcar, la rotura de contratos, la falta de previsibilidad, las modificaciones en las escalas, la escasa fiabilidad de los servicios, el incremento injustificado de los tiempos de tránsito y la falta de concreción respecto a los puertos de llegada.

El transporte marítimo, según denuncian desde el FERM, solamente atiende ya al que pueda pagar sus costes, conjuntamente con sus externalidades, sin emitir juicio ni crítica sobre el servicio recibido.

Nuevas reglas de juego

Por ello, desean proponer unas reglas de juego mínimamente aceptables que permitan restaurar la confianza entre clientes y navieras, a través de la publicación regular de documentos de posición y su exposición en foros de opinión.

El Foro, en el que se integran la Asociación de Cargadores de España, UNO, Transprime y Anfac, entre otros, nace con la voluntad de asumir el rol de interlocutor y altavoz de los intereses de las empresas cargadoras con las Administraciones Españolas, el Ministerio de Transportes y Puertos del Estado.

También será contacto directo de la Comisión Europea, la OMI y la Unctad, a los que expondrá los efectos negativos que la normativa vigente está causando al no atender los principios básicos de transparencia, competencia, equidad y servicio.

En este sentido, denuncian que no existe un canal de información sólido entre cargadores y navieras, a pesar de que clientes y usuarios merecen estar puntualmente informados y atendidos para planificar su cadena de suministro.

La solución, explican, no está en mensajes de correo electrónico colectivos, ni tampoco en comunicados genéricos en portales web. Es necesario establecer un flujo de comunicación transparente y fiable con interlocutores identificables y visibles que respondan a la llamada del cliente.