El Consejo de Ministros ha dado vía libre esta semana la constitución de una filial de Navantia en Arabia Saudí.

La nueva entidad se denominará Navantia Saudi Arabia y estará dotada con un capital social de 3,4 millones de euros, suscrito al 100% por la compañía pública naval.

La creación de esta sociedad filial responde a las exigencias del contrato firmado en 2018 con Arabia Saudí, por importe de 1.813 millones de euros, para el diseño, construcción y entrega de cinco corbetas Avante 2200 y que estipula que las actividades que se realicen en territorio saudí deberán ser ejecutadas por una sociedad filial creada en este país.

Así mismo, el contrato también incluye, entre otros servicios, un paquete logístico, la formación de las tripulaciones y el personal de mantenimiento de la Base Naval de Jeddah, el suministro de equipos y sistemas de apoyo, así como el apoyo al ciclo de vida de los buques durante cinco años desde la entrega de la primera unidad, prorrogable otro quinquenio.

De igual manera, entre las actividades que podrá promover esta filial figuran las de gestionar los programas en ese país que hayan sido contratados por Navantia, la participación en el diseño de los productos de Navantia para Arabia Saudí u otros países del Golfo, el asesoramiento técnico y la prestación de servicios de ingeniería logística durante el ciclo de vida de los buques de la Marina Real Saudí u otros países del Golfo, el suministro de materiales y de sistemas y equipos para la Base Naval, además de la formación y desarrollo de actividades de I+D.